miércoles, 11 de diciembre de 2013

Arte Japonés. Reseña sobre "El control de la estampa erótica japonesa shunga" de Amaury García Rodríguez.




Acaba de aparecer en la  revista "Anales Instituto de Investigac​iones Estéticas",de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), una reseña mía sobre "El control de la estampa erótica japonesa shunga", el reciente libro del investigador Amaury García Rodríguez, anteriormente presentado en este blog.

En función de ubicar la importancia de libro de Amaury dentro del devenir de los estudios de Japón, he bosquejado en esta reseña algunos temas poco conocidos dentro del ámbito de los estudios de arte en Iberoamérica: la "construcción" del "arte japonés" a partir de 1868, los estereotipos críticos que le han sido consustanciales, y las perspectivas de estudios más recientes. Quisiera, por tanto, recomedarla  no sólo a los estudiosos sobre cultura japonesa sino también a todos aquellos interesados en los estudios de arte en general. 

No hay que olvidar que no pocos imaginarios sobre el arte y la cultura japonesa establecidos a finales del siglo XIX, o en la primera mitad del siglo XX, siguien siendo recurrentes no sólo en la vida cotidiana, sino también en ciertos ámbitos académicos hispanoamericanos (sin duda, de prestigio), pero para los cuales los estudios sobre culturas no occidentales y su especialización, resultan, en el mejor de los casos, "raros". Un asunto donde el uso de términos como multiculturalidad, diversidad, colonialismo u orientalismo, devenidos moneda corriente en los discursos políticamente correctos, no les alcanza para salir del paso. 

Copio únicamente el primer párrafo con dos notas al pie. El texto completo aparece en el link a la reseña en "Anales Instituto de Investigac​iones Estéticas" (Vol. XXXV, No. 103, año 2013)  donde puede descargarse en PDF o verse a pantalla completa:

El control de la estampa erótica japonesa shungaAmaury A. García Rodríguez. México: El Colegio de México-Centro de Estudios de Asia y África, 2011. 

Por Emilio García Montiel 

No sería sino a partir de la reciente década de 1990 cuando las investigaciones (occidentales o japonesas) sobre imagen, arte e historia del arte en Japón (1) comenzarían a ser enfocadas desde perspectivas interdisciplinarias o desde los presupuestos de los estudios de cultura visual y cultura material. La mayor resultante de estos cambios quedaría evidenciada en la paulatina desarticulación de las convenciones temáticas y metodológicas que, aplicadas a la historia del arte japonés desde el proceso de modernización de Japón, en la segunda mitad del siglo XIX, aun resultaban dominantes en la década de 1980. Si bien el devenir de la selección, jerarquización y apreciación del arte japonés no hubo de comportarse de modo homogéneo entre Japón y Occidente, la generalidad de tales convenciones puede ser aproximada si se tiene en cuenta, ante todo, que la noción de arte japonés parte de la asociación de un concepto (el de arte) inexistente en Japón hasta el periodo Meiji (1868-1911) con el de Japón en tanto país emergente entre las naciones modernas (2): así, el uso de la terminología asociada (arcaico, clásico, medieval o renacentista) para caracterizar etapas y obras; la clasificación de éstas últimas en manifestaciones “mayores” (pintura, escultura y arquitectura), y “menores” (cerámica, textiles, lacas, metalistería y otras, indistintamente englobadas como artesanía, artes decorativas, artes aplicadas o artes industriales); la distinción de periodos artísticos según periodos históricos y su identificación en función de manifestaciones, artistas, escuelas y obras maestras “representativas”; la composición de relatos sobre creaciones sin parangón inmediato con producciones estéticas occidentales a partir de su unidad temática, técnica o expresiva; la consideración, explícita o implícita, de un continuum estético asumido como “arte oriental” y “cultura oriental” (antagónico al “espíritu” de Occidente) y, a tenor de ello, la necesidad de identificar una esencia estética japonesa. 

(1)   “En Japón” y no “de Japón”, asumiendo como lo hace Craig Clunas para su Art in China (Oxford University Press, Oxford/ New York, 1997), que lo que se ha considerado “arte” es lo que se ha querido deslindar como tal a partir de las perspectivas eurocentristas. Aunque referido únicamente a China, el texto de Clunas es también pionero en el cuestionamiento de estos temas para el este de Asia

(2) El actual término japonés para artes visuales (bijutsu) fue acuñado en 1872; le sucederían un sinnúmero de neologismos (o bien de nuevas acepciones) para otros tantos conceptos importados: bijutsukan (museo de artes), bijustsushi (historia del arte), bigaku (estética), kaiga (pintura), chōkuku (escultura), dentō (tradición) o yōshiki (estilo). No ha de colegirse, sin embargo, que los significados asignados se correspondieran exactamente con sus significados occidentales o, aún, que cada término tuviera una acepción única o definitiva. La dificultad del estudio del arte y la imagen en Japón (y de la modernidad y contemporaneidad japonesas en general) implica, ante todo, la complejidad y ambigüedad en el proceso de traducción, asimilación y uso de los referentes occidentales, y el modo de asociar o deslindar éstos de conceptos tradicionales: así como en los abundantes neologismos de las teorías estéticas y culturales japonesas, y para las creaciones, clasificaciones y administración de su cultura visual y material. Asimismo, el tema del arte en la modernidad japonesa ha de entenderse dentro de las condicionantes del proceso de construcción de una nación en el propósito no sólo de insertarse en el mundo moderno, sino de equipararse y competir con las potencias occidentales. El más completo análisis de los itinerarios de este proceso y de la formación de la Historia del Arte en Japón es el texto de Dōshin Satō. Modern Japanese Art and the Meiji State. The Politics of Beauty, Getty Research Institute, Los Angeles, 2011 (publicado inicialmente en japonés en 1999). Para traducciones de textos de estética japoneses y análisis de los mismos, véase, de Michel F. Marra, A History of Modern Japanese Aesthetics, University of Hawai’i Press, U.S.A, 2001, y Essays on Japan. Between Aesthetics and Literature, Koninklijke Brill NV, Leiden, 2010.  También los más recientes artículos especializados en la traducción de conceptos: Working Words. New Approaches to Japanese Studies, del Center for Japanese Studies, UC Berkeley, publicados online en: http://escholarship.org/uc/search?entity=cjs_workingwords. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada